categoría

10 de marzo del 2013

Música, anécdotas y conciencia social fue lo que ofreció al público universitario el cantautor mexicano Saúl Hernández, durante el concierto que ofreció en la sala Nezahualcóyotl de la UNAM, el cual calificó como un “tatuaje en el alma” .

El líder de la banda Caifanes fue recibido con un “¡Goya!” que lanzaron eufóricos los jóvenes, quienes disfrutaron de un viaje sonoro por las producciones emblemáticas de la agrupación, así como algunos temas de su álbum Remando, que sacó en solitario.

Hernández compartió con sus seguidores historias personales, anécdotas y hasta recitó algunos poemas, como “La desterrada”, de Margarita Michelena, e invitó a la orquesta Pasatono y a la Sonora Santanera a formar parte de su concierto y de su momento.

Al inicio del recital, con las luces apagadas, una sola línea blanca iluminó la figura de Saúl, quien con paso firme caminó hasta el centro del foro y como si se tratara de un lugar sagrado, se inclinó y besó el suelo.

“Quiero compartir mi locura, mi mundo, mi música, mis pasiones, la canción que voy a cantar ahorita, la escribí especialmente para los estudiantes”, apuntó el rockero.

Fue tal la emoción de un fan, que se subió al escenario para interpretar a dueto el primer tema de la noche, “Antes de que nos olviden”, pero Hernández dejó que él solo continuara cantando; al final, el chico besó la mejilla de Hernández y le expresó toda su admiración.

“Miedo”, “Está muy claro” y “Quisiera ser alcohol” fueron los temas que continuaron con la velada, para después interpretar “Llévame a tu sol”, incluido en su primer álbum en solitario “Remando”. Posteriormente dio la bienvenida a la orquesta Pasatono, con la cual interpretó “La vida no es igual” y “Voy a hablarle al mundo”.

La sorpresa la dio La Sonora Santanera al hacerse presente en el concierto y dar forma a “Así como tú”, para después cantar “La boa”, que se ganó una gran ovación.

Entre los temas más aclamados estuvieron “Mátenme porque me muero” y “No dejes que”, que finalizaron un concierto de dos horas.


Fuente: Buzón Veracruz-Boca